miércoles, 18 de marzo de 2009

Me canso...

Yo también me canso. Me canso de aguantar, me canso de sujetaros, me canso de tirar, me canso de escucharos, me canso de callar, me canso de aparentar, me canso…Si antes hablaba de necesitar el aire que otros me dan para poder respirar, ahora hablo de que me canso de no recibirlo, y encima ahogarme por dar el poco que yo tenga. Yo no tengo a una Silvia a la que llamar, a la que escribir, cuando pase un mal momento. No tengo a una Silvia a la que llorar, a la que asfixiar con mi angustia, y sé que en parte es por culpa mía, porque no quiero que los demás sientan lo que yo cuando es algo malo, por otra parte también, porque a los demás siempre les falta tiempo para perderlo en secar lágrimas de otros. Porque es tan grande el ego que son incapaces de ver más allá de su encierro, o peor aún, de no ver más allá de sus sonrisas. No estoy aquí para tragar y tragar sin que nadie lo valore, ni para ser vuestro pañito de lágrimas al que luego podéis tirar cuando no lo necesitéis, aunque a veces crea que este es mi “deber”. A veces pienso que debo soportar porque sino…’que mala persona eres’, pero ¿quién piensa eso cuando soy yo a la que tienen que soportar? Sé que parece que no necesito nunca nada porque no hay lágrimas que muestren mis sentimientos, porque normalmente intento no quitar la sonrisa de mi cara, y si no fuera por estos textos no se sabría ni lo más mínimo de mí. Yo también siento, y normalmente antepongo todo lo demás ante esos sentimientos, pero hoy ya no. La verdad es que si me preocupo y escucho a los demás es porque quiero y me importan, y me duele mucho acabar harta de consolar gente pero ya es hora de pensar un poco en mí.

¿Consecuencias de todo esto? Que a la gente no le interesa estar con alguien que pasa, y si no pasa, la utilizarán hasta que encuentren con quien estar bien y ella volverá a ser olvidada.
Todo lleva a lo mismo: estar sola. Supongo que esta situación es normal, cada uno en su mundo, como siempre, pero aún así cansa y duele, duele mucho, esta soledad.

2 comentarios:

  1. Vivimos en una sociedad hedonista, en la que uno no mira más allá de su ombligo, como mucho a su sombra... Pero al igual que tu eres una mártir del sufrir de los demás, habrá gente en tu mismo estado. A veces quitar la sonrisa y mostrar tu verdadero estado interior te ayuda, y esa gente que crees que no te escuchará lo haga, y es mas, hasta te ayude. Haz la prueba y si no marcha, tu tampoco escuches. Hay que dar de lo que se recibe.

    Ya te he desvirgado el blog hahaha.

    ResponderEliminar
  2. Todos tus textos son tristes. Parece como si tu vida solo se basara en algo inútil y pesado con lo que tienes que cargar de un lado a otro. Pienso que te equivocas. Crees que eres tú la que siempre da ese soplo que pides, la que escucha, calma, ayuda.. pero... hazme un favor y párate a pensar. Quizá vuelvas a ser tú el problema, no sé. Puede que te rodees de personas (ignoro el número) que se preocupan por ti y que cada día tratan de ayudarte y darte ese famoso soplo que tanto ansías pero no quieres verlo, prefieres ir con los ojos cerrados e ignorar que puede que haya alguien que te quiera. A veces no viene mal ir de mártir, hacer como que te sientes mal y recibir esos abrazos falsos pero necesarios en ocasiones. Creo que tú haces eso continuamente pero niegas estar haciéndolo. El caso es que no te dejas ayudar y mucho menos querer.. Me da mucha rabia tu actitud...

    [donne-moi les forces nécessaires]

    ResponderEliminar